Novedades y Artículos



Volver


La magia de la Ciencia

Ester Perpiñal, profesora de la Universidad Nacional de Córdoba, propone una nueva mirada sobre las prácticas en Ciencias Naturales.

El objetivo es mostrar que los fenómenos naturales pueden parecer mágicos y asombrarnos, hasta que los observamos, descubrimos y explicamos. Que ese es el inicio de la actividad científica, y además, que la ciencia está integrada a todas las áreas del conocimiento y de la vida.

La presentación del actor haciendo experimentos sencillos, puede servir de disparador para actividades en el aula. Hay también una explicación de estos experimentos para los docentes.

La riqueza del concepto de esta propuesta es que para que el trayecto hacía el descubrimiento esté lleno de momentos de asombro; es imprescindible no guiar la observación.

El aporte de cada uno y la construcción colectiva, seguramente enriquecerá la percepción, la vivencia y desde los conocimientos previos, abrirá un nuevo campo al asombro y a la investigación.

Ester Perpiñal afirma que la capacidad de descubrir esta en todos y en cada uno de nosotros. Es tarea del docente facilitar y provocar dicha instancia, teniendo la paciencia suficiente para que la vivencia se transforme en reflexión y la reflexión en conceptos.

Te invitamos a compartir y disfrutar de la magia de cada uno de los experimentos:

 

ENTREVISTA


 

Un huevo que sube y baja
Desde el punto de vista de la flotabilidad, la posición del huevo depende de la relación entre la densidad del líquido y del huevo.
Se hunde en el agua pura y flota en el agua salada que es más densa.
Al añadir nuevamente agua pura, la diferencia se hace cada vez menor y el huevo se va al fondo.


 

Una Estrella Mágica
Debido al proceso de absorción del agua por la madera se produce un cambio de volumen o hinchamiento.
Al colocar agua en el centro, los palillos se expanden.
Como las puntas se tocan, solo se puede expandir aumentando el ángulo interior. El resultado es una estrella más grande y más abierta.


 

Flotando… ¡Separados o juntos!
El agua es más densa que el aceite y éste más denso que al alcohol. Por esto el aceite flota sobre el agua y el alcohol sobre el aceite.
Si a un clavo le agregamos trozos de corcho, variamos su densidad.
Al insertar rodajas de corcho en los clavos logramos densidades intermedias y por esto algunos clavos se quedan flotando sobre el agua, o sobre el aceite o sobre el alcohol.
Al revolver los líquidos, el alcohol y agua se mezclan pero no el aceite y flota sobre la mezcla.



Los invitamos a ver la nota completa con más experimentos en el sitio de la Dirección General de Educación Superior de Córdoba :

http://dges.cba.infd.edu.ar/sitio/index.cgi?wid_item=148&wid_seccion=56