Volver

Primera contribución del OPE en el contexto de emergencia sanitaria

Este primer documento pretende acompañar a los formadores de los ISFD de todo el país en el actual contexto de emergencia sanitaria que determina el “aislamiento social, preventivo y obligatorio” a través de los Decretos de Necesidad y Urgencia Nº 260/2020, 297/2020 y 325/2020,  y acorde a las definiciones de la Resolución Nº 108/2020 del Ministerio de Educación de la Nación.

En este marco, el Ministerio de Educación de la Nación tomó la iniciativa de desarrollar la plataforma Seguimos educando, con el propósito de acompañar a las instituciones educativas de todos los niveles que se vieron en la necesidad de reinventar sus propuestas de enseñanza para sostener la cursada regular y garantizar la continuidad de los aprendizajes de los estudiantes en contextos de no presencialidad. Desafío que irrumpe,  que altera la lógica tradicional del sistema y nos obliga a pensar en otros modos de enseñar y aprender, y que actualiza otros sentidos de la enseñanza. 

En la actualidad la hipótesis de la “brecha digital”, referida a la desigualdad en el acceso a la tecnología, está siendo redefinida en tanto el acceso a dispositivos digitales ha aumentado, -en especial respecto de la telefonía móvil- por lo que el problema se sitúa ahora en la desigualdad respecto de los modos de apropiación y significación de la información y los saberes disponibles en internet. Es aquí donde la tarea docente cobra crucial importancia ya que es desde la pantalla, como analogía con “ventana del aula”, desde donde se mira y piensa el mundo hoy.

Así es que desde el INFoD, y respondiendo a una demanda genuina de las Direcciones de Educación Superior (DES), ponemos a disposición de todos el presente material como un repertorio posible, susceptible de traducciones y resignificaciones, considerando el amplio abanico de singularidades propias de los diseños curriculares de cada jurisdicción. Este repertorio ha sido pensado para oficiar de inspirador en el diseño e implementación de las propuestas de continuidad pedagógica de todos los campos de formación de modo de colaborar con los equipos de directivos y  profesores en este proceso. Vale aclarar que de ningún modo consideramos que estas respuestas que se ensayan en el marco de la contingencia reemplazan el desarrollo de las clases tal y como fueron concebidas sino que apuntan a resolver algunos aspectos de los DC que permitan sostener la cursada en el marco de la no presencialidad. 

Resulta central destacar que la perspectiva pedagógica que adoptamos aquí implica el punto de partida de un enfoque que nos interesa profundizar desde la Dirección Desarrollo Profesional e Investigación del INFoD en relación con la mirada hermenéutico reflexiva en tanto posición investigativa y analítica de la actividad con vistas al desarrollo profesional docente y a la inclusión educativa.

Este “Banco de recursos” que se pone a disposición es producto de la tarea de búsqueda, selección y organización de diversos contenidos pedagógicos-didácticos alojados en los reservorios digitales de distintos organismos a nivel nacional y se irá incrementando semana a semana con más recursos de modo de ofrecer un menú diverso.  Los materiales seleccionados han sido categorizados y en cada caso van acompañados de una descripción y una orientación que hace foco en sus aspectos pedagógicos destacables con vistas  a la planificación didáctica. Dicha categorización se presenta a modo de sugerencia en función de los contenidos nodales de los Campos y los Niveles de Formación pero es susceptible de desarmarse en función de las decisiones que los formadores definan. En este punto, es preciso subrayar que, como todo recurso, requiere un tratamiento didáctico: insertarse en una propuesta de enseñanza  que le dé sentido y lo contextualice, que oriente sus intenciones a través de consignas de apropiación y significación, que dialogue con otras voces, etc. Confiamos en que las y los formadoras/es le darán a estos recursos que ponemos a disposición, uso y direccionalidad situada atendiendo a los diseños curriculares de la jurisdicción, el proyecto institucional de prácticas, la población estudiantil  y la disponibilidad de acceso a los distintos medios tecnológicos (TV, celular, computadora, etc). Asimismo, dentro de las propuestas que diseñen, alentamos y sugerimos contextos colectivos de trabajo donde no se  abonen los usos de bienes estandarizados sino que los recreen y resignifiquen apelando al intercambio de valores compartidos y comunes, propios de la vida en democracia.

En esta misma clave, y en concordancia con el paradigma hermenéutico reflexivo de investigación desde donde se posiciona el OPE,  las y los invitamos a registrar y compartir las soluciones originales que las instituciones y los profesores produzcan, para socializarlas, volverlas inspiradoras y enriquecedoras en este tiempo y espacio inédito. Esta tarea será crucial para construir nuevas categorías conceptuales sobre la formación docente. Por eso, recopilar relatos, audios, videos, preguntas que surjan y documentar lo que suceda, constituirán una base empírica para la pedagogía de la “post pandemia”. Las prácticas de formación que nos desafían en estos tiempos pueden “traer el futuro”  si las pensamos en clave de configuración de la cultura común, donde los saberes a enseñar no estén atados a intereses de un sector minoritario ni los saberes profesionales sean codificados por parte de un grupo de expertos sino que constituyan un proceso continuo de producción colectiva. El mundo se ha vuelto desconocido y este efecto de extrañamiento que se produce de manera “natural”, como efecto de la época nos permite mirar la potencialidad de la presencialidad y los vínculos escuela – familia- comunidad desde una nueva perspectiva.  Abrimos entonces el juego para poner en jaque “prácticas heredadas” y  recuperar problemas de la enseñanza en este marco tan singular para reflexionar, crear y generar soluciones de manera colectiva y, en definitiva, construir entre todos y todas nuevas formas de enseñar y aprender.